Entrada destacada

POWER FLOWER.

A finales de los años 50, San Francisco era ya la punta del iceberg de una contracultura que nacía del propio cansancio capitalista. E...

lunes, 23 de febrero de 2009

Mariano Fernández Bermejo

La inesperada dimisión del ministro de Justicia del Gobierno de España, que supone una sorpresa en el panorama político, es un trofeo ganado por el Partido Popular.
Muchos pensamos que Bermejo se equivocó participando en la cacería en la que coincidió con el Juez Garzón. Para alguien que tanto ha dicho creer en los ideales y proyectos socialistas, no cuadra mucho comparecer en ese tipo de eventos que poco o más bien nada tienen que ver con el ocio de un representante público socialista.
Bien punto final, Bermejo ya no forma parte del debate publico, su momento concluyo. Seguramente ha pagado su error a un alto precio.
Mariano Rajoy ha conseguido durante unas semanas desviar la atención pública de los verdaderos problemas que acucian a su formación política. Ahora el PSOE debe al igual que ha hecho el Partido Popular con la cacería, convertirse en el ariete necesario para que se esclarezca toda la trama de corrupción que denunciada por los medios de comunicación e investigada por la justicia, tiene dentro el Partido Popular.
Por cierto la repugnancia que produce ver a Federico Trillo, valorando la dimisión del ministro Fernández Bermejo, raya con el vomito. El desastre del Yak-42, donde murieron 62 militares españoles lo han debido olvidar el y el PP, desgraciadamente los familiares y otras gentes de bien no podrán hacerlo nunca.



miércoles, 18 de febrero de 2009

YO VI GANAR A BARAK OBAMA

Para mi generación ver un hito político de magnitud mundial, se resume en haber podido ser testigo de la victoria del primer afroamericano como presidente de los Estados Unidos de América.

En la política española contemporánea, ese estallido puede compararse con el momento en el que Felipe González trajo el cambio a nuestro país en 1982.


Y es un hito sin parangón porque no hace tanto que, cuando Truman buscaba seguir siendo presidente, los demócratas del Sur se negaron a apoyarlo, llegando a lanzar a otro candidato Strom Thurmond, por el compromiso de Truman con los derechos civiles de los negros. Menos tiempo hace que John F. Kennedy ganó las elecciones presidenciales de 1960, y cuando hizo aprobar por el Congreso reformas legales para acabar con la inconstitucional discriminación contra los negros, otra explosión se produjo en las filas razistas demócratas del sur, sin embargo su sucesor el tejano, Lyndon B. Johnson, contribuyo con una serie de políticas antisegregacion que fueron conocidas como la "Guerra contra la pobreza"; que eran gran cantidad de programas sociales de gran alcance.

En 1968, nuevamente los demócratas sureños propusieron un candidato alternativo al oficial, George Wallace, al final ganó el republicano Richard Nixon. En 1972 fueron derrotados de forma abrumadora en la Convención del Partido. La izquierda había ganado definitivamente el control del partido. En 1977 gano Jimmy Carter y aunque fue un auténtico desastre; con una inflación muy elevada y una alta tasa de desempleo, los problemas racistas entre los demócratas habían desaparecido.

Vistos estos antecedentes, solo por hablar del partido de Obama y sin retrotraernos a la Guerra de Secesión y sus consecuencias, parece un milagro ver a un presidente de color en la Casa Blanca. Y ese momento lo hemos visto multitud de hombres y mujeres en todo el mundo, quien dice pues, que no es el hecho político más grande de los últimos decenios.

No obstante este acontecimiento me crea una duda razonable, y es que todo el mundo lo alabe, porque será, nos engañamos con Obama o son muchos los que nos quieren engañar.