Entrada destacada

POWER FLOWER.

A finales de los años 50, San Francisco era ya la punta del iceberg de una contracultura que nacía del propio cansancio capitalista. E...

domingo, 27 de febrero de 2011

La reforma laboral da frutos.



La estadística sobre los expedientes de regulación de empleo (ERE) tramitados en el 2010 en España permite constatar con nitidez algunos efectos de la reforma laboral que, con gran desgaste y una huelga general de por medio, aprobó el Gobierno en junio. Uno de los más llamativos --y positivos-- es la triplicación, en el segundo semestre, de los expedientes de reducción de jornada, que ahora son ya una tercera parte de los que se presentan. Este cambio de tendencia acerca a España al modelo alemán. Porque es obvio que es más solidario y menos oneroso socialmente reducir el 10%, por ejemplo, de la jornada laboral de cada uno de los empleados de una empresa que despedir al 10% de la plantilla. La fórmula encontró resistencias en sectores patronales que consideraban inevitable prescindir para siempre de esa parte de su fuerza laboral. Pero las empresas bien gestionadas conocen la importancia de retener un capital humano. Y uno de los escasos inconvenientes de esta fórmula, la generalización de la disminución de la capacidad de consumo, es un mal menor frente al beneficio de la cohesión social. Alemania, de nuevo, marca la pauta e indica el camino.



Fuente: El Periodico de Aragón.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Parece que el 23-F fue hace un siglo.


Hace hoy 30 años, una partida golpista a las órdenes de Antonio Tejero Molina, a la sazón teniente coronel de la Guardia Civil, irrumpió en el Congreso cuando se votaba la investidura de Leopoldo Calvo-Sotelo, sucesor de Adolfo Suárez. Al recordar las imágenes de aquellas horas de pesadilla y acudir a los archivos, parece que aquel disparate sucedió hace un siglo. Aquella algarada cuartelera cubrió de oprobio y deshonor a sus promotores, saneó los cuartos de banderas, hizo posible la consolidación de la democracia y abrió el camino a la alternancia en el poder.
Al mismo tiempo, el 23-F despegó definitivamente a la Corona de la herencia franquista y acabó con los recelos que pudiera albergar una parte del espectro político con relación al Rey. Todos los datos confirman que Juan Carlos desautorizó a los jefes golpistas, exigió al teniente general Milans del Bosch que renunciara en Valencia a los juegos de guerra, según consta en documentos desclasificados ayer por el Congreso, y se puso al lado de las instituciones. Que tantos años después aún se oigan voces que discrepan de esta versión de los hechos no hace más que alimentar la sospecha de que la trama civil y militar del golpe que salió indemne del envite, temerosa de quedar al descubierto, ha ocupado los 30 últimos años en sembrar dudas para evitar embarazosas explicaciones.
¿Cómo repercutió el golpe en la construcción del Estado constitucional? Acaso en el intento de aplicar al mapa autonómico un modelo homogéneo de descentralización. La Loapa, luego recurrida ante el Tribunal Constitucional y recortada por este, tradujo el esfuerzo de muchos para aprovechar la ocasión y rectificar el diseño constitucional. De hecho, se llegó a decir entonces que el golpe de estado se debió en parte a la negativa de la España retrógrada a aceptar una organización del Estado desvinculada de la herencia borbónica centralista.
Ahora, por fortuna, aquellos recelos son material para historiadores, pero hay un rebrote de la desconfianza ante los nuevos estatutos autonómicos, ante un desenlace desapasionado de la crisis vasca y frente a otros aspectos del reparto territorial del poder. Hasta hay quien ha llegado a poner en duda el estado autonómico, como modelo político. Sería bueno que 30 años de experiencia templaran los ánimos.


Fuente: Editorial del Periodico de Aragón.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Imaginemos.


Imaginemos que Berlusconi no fuera un hombre sino una mujer: la Sra. Silvia Berlusconi. Imaginemos que la Sra. Silvia hubiese mantenido en su vida privada y pública la misma trayectoria que il cavaliere. Imaginemos por tanto que nos hemos enterado de que la Sra. Silvia, propietaria de una villa en un paradisiaco lugar, tiene por costumbre organizarse unas orgías de aúpa para hacer realidad sus sueños y concretar su gusto por la vida, en la que ella, a su edad, anda en pelotas paseándose entre múltiples efebos, todos a su disposición. Imaginemos que algunos de ellos fuesen menores de edad, infantes de 17 añitos. Imaginemos que en una de sus juergas, tras la cena, la Sra. Silvia se postrara en el lecho de placer y fuera llamando uno a uno a sus invitados que esperaban, animados por miles de euros, su turno: que pase el siguiente. Ya saben a qué, sigan imaginando, que no es tan difícil. Les pido un último esfuerzo de imaginación. Al día siguiente, como si no pasara nada, ayudada convenientemente por la farmacopea más moderna, la Sra. Silvia se sentaría presidiendo el Consejo de Ministros, o acudiría al Parlamento o a la TV, a alternar con un monseñor, o a las reuniones de la Unión Europea a codearse con todos los presidentes y primeros ministros a discutir sobre la crisis, sabiendo que todo el mundo sabía de sus andanzas, y que a ella le gustan los jovencitos y el dinero por encima de todo. ¿Imaginan? ¿Imaginan lo que diría de ella González Pons o la señora Botella, si además fuera socialista? Eso ni yo me lo puedo imaginar.

Fuente: Miguel Miranda,Profesor de Universidad. El Periodico de Aragón.


jueves, 10 de febrero de 2011

“El frío y el Gran pez”



Retratos de la obsesión. Porque es de eso de lo que se trata, si es que aceptamos que tal cosa se puede tratar. Digamos que algo así es el arte, esa cosa que no trata sino de lo intratable. En Moby Dick se conjuga este misterio, y la muestra “El frío y el Gran pez” que nos presenta Luis Díez vuelve a recoger ese guante lanzado hace más de un siglo. ¿Cómo se explica que la ballena más conocida del mundo represente lo desconocido del mundo, del mundo que habita en el interior de cada uno de nosotros? Digamos que esa es la paradoja que se encuentra en la esencia de la obra de arte, y en la de toda vida vivida con intensidad. Lo que nos obsesiona es aquello de lo que apenas conocemos una parte mínima, pero ese enigma, esas esferas invisibles que residen en el mundo del terror, citando ya al propio Mellville, son reveladoras de nuestras pequeñas existencias y nos consagramos a ellas, nos afanamos en esa búsqueda a pesar de que sabemos que será infructuosa y que en último término nos puede conducir a la destrucción.
Luis Díez lleva toda su vida rodeado de vinilos y de pinceles. Nunca ha sabido pintar sin música al igual que nunca ha sabido escuchar música sin su cuaderno de bocetos entre las manos.
Desde hace algunos años se dedica profesionalmente a la pintura y a la ilustración, en donde su melomanía siempre ha estado presente en sus trabajos. Claros ejemplos son su exposición titulada “The Feel Good Revolution” o la exposición “Diez años foca en un circo” en la Sala Cai Barbasán. En la primera cada cuadro representaba alguna banda inspiradora para sus obras, como Bright Eyes, Songs:Ohia o Bonnie Prince Billy. La segunda fue un trabajo conjunto con el músico y escritor Julio de la Rosa. Pintó doce canciones inéditas de Julio, introduciendo en los cuadros algunos textos, cerrando así un círculo de poesía, pintura y música.
Su relación con la música no acaba aquí. También se conoce a Luis por ser el creador de las imágenes de los discos de artistas como Niños del Brasil, Bronski o más recientemente, Nacho Vegas. También se ocupó del atrezzo plástico de la gira “El viaje ninguna parte” de Enrique Bunbury y además ha trabajado como ilustrador para revistas musicales de tirada nacional como Mondo Sonoro o Rolling Stone.
En su periplo artístico ha estado siempre presente relacionado con la Galería Pepe Rebollo en la que ha expuesto en múltiples ocasiones, tanto de forma individual como colectiva. En sus últimas intervenciones artísticas también se le ha podido ver el Centro de Historia de Zaragoza, en la exposición homenaje al sello Grabaciones en el Mar y en el espacio Tránsito, en donde desplegó su artillería imaginativa para realizar un mural de 60 metros cuadrados en el desarrollo un concepto de la fracción de segundo que une la vida y muerte.
Luis Díez también ha ganado y ha sido seleccionado en diferentes muestras y concursos nacionales, como el Premio de Arte “Santa Isabel de Portugal”, el concurso Muz Martinez o el Encuentra 09 entre otros.
Para todo esto, Luis Díez utiliza una pintura de figuración realista donde el color, la mezcla de fotogramas y de cuerpos y las fuertes perspectivas son su seña de identidad.




domingo, 6 de febrero de 2011

GERARDO TORRES SAHUQUILLO.


Hacia principios de 1977, un pequeño grupo de sindicalistas de la Unión General de Trabajadores, reclutaron por las cuencas mineras de Teruel a algunos jóvenes trabajadores de empresas mineras con la intención de relanzar y reconstruir el sindicalismo de clase en aquellas zonas. Entre aquellos primeros “maestros”, se encontraba Gerardo Torres Sahuquillo, quien con su verbo fácil y entusiasmo predico el sindicalismo socialista por cuanto tajo encontró y donde podía reunir a un grupo de entusiastas. Era “alumno” de Eusebio Hernández, verdadero adalid ugetista, marxista confeso y líder de la UGT en Teruel.
Al poco tiempo el propio Gerardo Torres, fue elegido secretario general de la UGT de Teruel, y no hubo carretera que no recorriera haciendo cada día más grande al sindicato socialista, el animoso grupo de jóvenes que le seguía sin condiciones lo acompaño durante toda esta época de crecimiento y de lucha sindical.
Más tarde, el PSOE lo reclamo para ser diputado por la circunscripción de Teruel, por la que fue elegido en V legislaturas consecutivas y donde más allá de anécdotas deliciosas, por su gran capacidad oratoria, su trabajo fue siempre reconocido por competente y honesto.
Retirado de la política activa hace tiempo, una grave enfermedad le ha perseguido de forma cruel, y le ha vencido. Ayer fallecía en la ciudad donde vivió gran parte de su vida este valenciano de Gestalgar a los 64 años.
Quiero rendirle este pequeño pero emocionado recordatorio, a uno de los militantes socialistas más reconocibles por su honradez y capacidad, con el que aprendí y compartí tantas cosas, desde aquellos primeros años de ilusiones y sueños, hasta la comisión ejecutiva de la UGT de Teruel en 1979 de la que ambos fuimos miembros, el como primer secretario. Pero sobre todo, quiero recordarlo con afecto y respeto. Afecto y cariño a un gran amigo que se va, respeto el que se debe de tener a uno de los socialistas más nobles, honrados y capaces.


martes, 1 de febrero de 2011

Denominación de Origen, cebolla de Fuentes de Ebro.


Tras varios años de trabajo, ayer se ha presentado oficialmente el arranque de la Denominación de Origen de la Cebolla Fuentes de Ebro.
La Cebolla Fuentes de Ebro es fácilmente reconocible: Tiene sabor suave, escaso picor, capas interiores muy tiernas y suculentas, lo que le hace muy apta para su consumo en fresco y en hostelería. Su calidad está avalada desde 1997 con el sello de Calidad Alimentaria.
Tanto el Ayuntamiento de Fuentes como la Asociación creada para la Defensa de la Cebolla de Fuentes de Ebro -que aúna a todos los agricultores y comercializadores-.se congratulan por haber logrado que este proyecto sea una realidad y el reconocimiento oficial del valor excepcional que tiene este producto.
Esto significa que las cebollas sembradas en esta campaña, se podrán comercializar en 2011 en el mercado como Denominación de Origen, lo que abre muchas expectativas, desde propiciar una mayor especialización, creación de puestos de trabajo para conseguir una mayor producción, así como su efecto en la hostelería, en el propio municipio y en cualquier punto de España.
La zona de producción de las cebollas amparadas por la Denominación de Origen «Cebolla Fuentes de Ebro» está constituida por los terrenos ubicados en los términos municipales de Fuentes de Ebro, Mediana de Aragón, Osera de Ebro, Pina de Ebro, Quinto, Villafranca de Ebro. Estos terrenos forman una unidad homogénea en todas sus características. La zona de elaboración, almacenamiento y envasado de las cebollas coincide con la zona de producción.