Entrada destacada

POWER FLOWER.

A finales de los años 50, San Francisco era ya la punta del iceberg de una contracultura que nacía del propio cansancio capitalista. E...

sábado, 10 de octubre de 2009

ALGUN DIA OBAMA MERECERA EL NOBEL.

La concesión del Premio Nóbel de la Paz al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, además de sorprendente resulta claramente un error del Comité Nóbel Noruego, de su Parlamento. Empezamos por ver que a diferencia de otras disciplinas del premio otorgadas por academias de ciencias, artes, letras o medicina, este lo concede un comité del Parlamento, por lo tanto siempre ha tenido una clara influencia política  que aqui se acentua nocivamente.
Si consideramos que Obama lleva menos de un año se mandato, podremos entender que aunque solo sea por esa razón, ninguno de los grandes conflictos existentes en el mundo, que exigen grandes y costosas negociaciones, se ha resuelto. Los conflictos lejos de ver una salida se agudizan, el más claro es el Afganistán, donde estados unidos pretende llevar y hacernos llevar mas militares a ese lugar donde se atisba un difícil y largo final.
Obama represento la gran esperanza y genero innumerables brotes de ilusión no solo en su país sino en todo el contesto internacional, jamás se ha visto cosa parecida, en España fue aclamado y ensalzado al mismo tiempo por Zapatero y Rajoy. Pero esa esperanza e ilusión esta por concretarse,  más allá de los brillantes y encendidos discursos de Obama, los conflictos internos y el principio de contestación ultraderechista, ante decisiones estratégicas como la de la sanidad, deben ser apoyadas por todos los progresistas. Las dificultades que quienes con estupor han visto la victoria de un demócrata de color, cada día van ha ser mas visibles.
Pues bien con todo, un Nóbel no puede ser un acicate para salir adelante, ni para ayudar cuando todo esta por hacer al inicio de una presidencia por muy que de los Estados Unidos que sea, y tampoco es un premio a quien no ha pasado de anunciar un conjunto de buenas intenciones salpicadas de realismo político. Es indudable que restaurar el prestigio estadounidense, el respeto por el derecho internacional, las buenas relaciones con muchos de los adversarios de estados unidos sobre todo en el mundo árabe, iniciativas que van ha garantizar los Derechos Humanos, la voluntad de reducción balística, son intenciones loables y que apoyamos. Precisamente todo lo anterior tiene que cristalizar, y además con la ayuda del mundo libre, ósea con nosotros, con aquellos a quienes fuera de sus fronteras genero una ilusión y una esperanza desmedida. Puede también que este Nóbel se lo hayan dado por dejar en más evidencia a George W. Bush y su política de destrucción y guerra.
Pero los que pensamos que el Nóbel que hoy le conceden, un día lo merecerá, no queremos la sátira, el descreimiento y la burla por la concesión de un premio ahora probablemente inmerecido, muy fácil de criticar por aquellos que a diferencia nuestra, coincidimos y perseguimos un triunfo de las ideas de Obama.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente post.