Entrada destacada

Sobre la reforma del modelo de Policia Local en Zaragoza.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Responsabilidad y chantaje aéreo.




Si algo quedó claro en el debate de ayer en el Congreso sobre el conflicto de los controladores aéreos es que todos los gobiernos son responsables de la posición de privilegio de que gozaba el colectivo y que, a la postre, facilitaba el chantaje a que sometían a las autoridades. Zapatero reconoció al final de la sesión la responsabilidad de su Gobierno, aunque antes había defendido con convicción la actuación del Ejecutivo durante la crisis, incluida la declaración del estado de alarma y la militarización, que algunos grupos criticaron probablemente más por las reminiscencias del pasado que por la aplicación práctica, pues, como ha quedado demostrado, no quedaba otra salida para resolver una situación insostenible.
LAS HORAS EXTRAS
Esas responsabilidades corresponden a los gobiernos en distinta medida y en este aspecto el PP tiene el techo de cristal, pues fue un Gobierno de Aznar el que aceptó en 1999 que los controladores tuvieran una jornada anual de solo 1.200 horas, cuya insuficiencia determinaba que cobraran otras 600 como extras, lo que dio lugar a los sueldos desorbitados que conocemos. José Blanco bajó en abril el sueldo a una media de 200.000 euros anuales y subió el número de horas a 1.670. Fue, como destacó Zapatero, el primer ministro de Fomento que no toleró el chantaje permanente.
Esta responsabilidad histórica del PP no impidió a Rajoy acusar de nuevo a Zapatero de improvisación y pasividad, aunque este último reproche no parezca el más adecuado para la enérgica actuación del Gobierno durante el fin de semana. Sin embargo, el PP tuvo esta vez la deferencia de aprobar la declaración del estado de alarma, decisión que merece un aplauso, dado lo infrecuente de que el principal partido de la oposición apoye alguna medida gubernamental.
LA BATALLA JUDICIAL
En el debate, algún grupo, como CiU, planteó un problema de fondo que el Gobierno debería abordar para resolver de verdad el conflicto: además de las medidas liberalizadoras ya emprendidas, es necesario acabar con la centralización del control aéreo, una forma más de quitarles de las manos a los controladores el arma del chantaje. Unos controladores que se preparan ahora para librar la batalla en el terreno judicial, lo que siempre es sinónimo de eternidad.



Fuente: Editorial del Periódico de Aragón.

No hay comentarios: