Entrada destacada

Sobre la reforma del modelo de Policia Local en Zaragoza.

miércoles, 13 de julio de 2011

Homer Simpson.


Había expectación por escuchar el proyecto de gobierno de la candidata Luisa Fernanda Rudi. Bueno, expectación poca porque ya conocemos a la señora. Bien plantada, enérgica, bien vestida, pero muy aburrida, que diría Homer Simpson.
Es curioso que con lo controlados que suelen tener todos los mecanismos de poder, no caigan en la importancia de los discursos. Lo vimos precisamente en El discurso del rey, aunque doña Rudi no necesite un logopeda, pero le urge alguien que le redacte sus palabras con un poco de chispa. Abundar a estas algunas en lugares comunes como hizo la candidata, supone un sufrimiento para el escuchante. Eso de la tierra noble, eso de la autoestima, eso de empujar entre todos, suena a poesía celestial, pero no incide en los mecanismos para lograr que esta noble tierra salga del pozo. Es curioso, doña Rudi no citó ni una vez la palabra "trabajador".
A lo mejor por eso su socio Alfredo Boné del PAR, se apresuró a distinguir que lo escuchado era "el discurso del Partido Popular", no el suyo. Seguro que esta mujer hará todo lo posible por revertir la crisis, seguro que pondrá todo su empeño en situar Aragón a la cabeza del mundo, pero seguro también que debe cambiar de tono; un poco de cordialidad, ofertas concretas, proyectos tangibles, palabras humanas... Menos poesía, vamos.
Claro que, como dirían los hermeneutas, nada es inocente. Las palabras poseen la carga dialéctica que tienen y con seguridad Luisa Fernanda Rudi quiso ofrecer la imagen que ofreció. Pues será un tostón. Pero claro, si trae trabajo...

Fuente: El Periódico de Aragón, articulo de Joaquín Carbonell.

No hay comentarios: