Entrada destacada

POWER FLOWER.

A finales de los años 50, San Francisco era ya la punta del iceberg de una contracultura que nacía del propio cansancio capitalista. E...

domingo, 7 de noviembre de 2010

La evangelización que sugiere el Papa, me coge algo mayor.


De forma intencionada y fuera de lo que debe suponer la visita de un peregrino o una visita pastoral, Benedicto XVI ha vertido una ácida critica en la que denuncia abiertamente el "secularismo fuerte y agresivo" que, según el "renace" en España. Si como insiste la derechona en recalcar, también es un viaje de un jefe de Estado, que jefe de estado critica de una forma tan sibilina al gobierno, y en el fondo a los ciudadanos del País que visita. Pues, normalmente quien tiene un grave resentimiento y es consciente de su impotencia.
Parece haberle valido de poco a Zapatero, el retirar unos pocos días antes el texto de la nueva ley de libertad religiosa, o haber colocado a un reconocido católico al frente del ministerio de la presidencia. La curia romana, lejos de entender lo que podrían ser mensajes de no agresión, carga sibilinamente contra la Moncloa en unas declaraciones que además de demostrar una clara impotencia, no reflejan en modo alguno la situación que el Papa denuncia en referencia a la II Republica Española. Lo que si pueden reflejar, es muy posible, es lo que ha determinado el Consejo Pontificio que este año se creó en el seno de la curia vaticana para la nueva evangelización de Occidente, que España es uno de los países con mayor descenso de creyentes junto con Francia, la República Checa y Reino Unido.
Lo que se compadece con que esta visita del “guardián de la fe” no esta atrayendo al público esperado, en algún momento se han visto mas fuerzas de seguridad que fieles, y eso no es de gusto para la curia. Pero a lo mejor, deberían pensar que la falta de fieles en sus actos, la continúa bajada de vocaciones sacerdotales, en España hay el doble de monjas que de pastores, responde a la real desconexión que existe con lo que la jerarquía católica defiende y las necesidades reales de los ciudadanos. Las posiciones extremas de la Iglesia en España, jaleadas sin cesar por el Partido Popular, han hecho que los ciudadanos den la espalda a la Iglesia de una forma evidente.
No estoy para que me reevangelicen, y ese seria un nuevo desatino de la curia, intentar reevangelizarnos, mejor será que ellos vean de nuevo la luz y entiendan los problemas que preocupan a los ciudadanos y hagan con menos soberbia y dogmas, lo que les pidió un tal Jesucristo.




No hay comentarios: