Entrada destacada

POWER FLOWER.

A finales de los años 50, San Francisco era ya la punta del iceberg de una contracultura que nacía del propio cansancio capitalista. E...

sábado, 15 de enero de 2011

El muy conveniente acuerdo social.


La tensión Gobierno-sindicatos ha bajado tras las reuniones del ministro de Trabajo con las centrales a las que se unieron los dos vicepresidentes. El Gobierno mantiene, pero flexibiliza, su decisión de alargar la jubilación a los 67 años y los sindicatos descartan ahora una huelga general en enero. Un decreto de la reforma laboral puede suavizar el despido por pérdidas futuras y se reabre el diálogo entre Gobierno, patronal y sindicatos.
¿Por qué esta inflexión en el deteriorado clima que llevó a una huelga general --semifracasada-- en septiembre? El Gobierno sabe que no tiene marcha atrás en el plan de reformas. Pero estas tendrán más éxito --y su autoridad moral mejorará-- si logra algún acuerdo. Así, ofrece jubilación plena a los 67 años, con 37 cotizados (dos más que ahora), pero también --y puede afectar a muchos trabajadores-- jubilación plena a los 65 con 41 años. Es algo razonable que merece una reflexión.
Y las centrales proponen un pacto social amplio, más allá del de pensiones, que les permita suavizar su hasta ahora oposición frontal a los 67 años. Temen que si Zapatero fracasa, la alternativa sea la griega: un draconiano plan de ajuste dictado por Alemania y el FMI. Después, una victoria inapelable del PP. Y temen también otra huelga general. Recuerdan septiembre. La ciudadanía está de mal humor y agraviada con un presidente que dijo, durante meses, que solo sufríamos una leve pulmonía. Pero, visto lo que pasa en el mundo, sabe que el rigor es inevitable. Que toda Europa afronta un brusco descenso de las expectativas de bienestar. Por eso el desamor al Gobierno --patente en todas las encuestas-- no implica ansias de una huelga general, de la que no se espera nada, salvo el descuento en las nóminas.
Gobierno, interlocutores sociales y partidos --consta la actitud positiva del PNV, también de CiU y menos del PP-- deben lograr un gran pacto. Y lo mínimo sería no boicotear unas reformas imprescindibles para seguir en el euro que tienen el apoyo de Europa. Bruselas y Berlín saben que una cosa es lo que suceda en la periferia del euro y otra el rescate de España, o de Italia, países con mucho más peso económico, que generaría gran inestabilidad. Ningún partido español responsable, ni sindicato, puede ignorarlo.




Fuente: Editorial del Periodico de Aragón.

No hay comentarios: