Entrada destacada

POWER FLOWER.

A finales de los años 50, San Francisco era ya la punta del iceberg de una contracultura que nacía del propio cansancio capitalista. E...

miércoles, 16 de junio de 2010

Bloody Sunday.


El 30 de enero de 1972 una manifestación pacífica fue tiroteada sin previo aviso por soldados de un regimiento de paracaidistas británicos. Las 14 víctimas de aquel domingo sangriento de Londonderry, han tenido que esperar 38 años para ser exoneradas de toda responsabilidad en aquella matanza. Las conclusiones del informe elaborado durante 12 años por lord Mark Saville, conocidas ayer, no dejan ninguna duda en cuanto a quiénes desencadenaron la tragedia: fueron los soldados británicos. Hoy, Londres pide perdón por el ‘Bloody Sunday’, Cameron reconoce que la matanza de Derry en 1972 fue "injustificada e injustificable". Pero eso no quita valor a la existencia misma del informe, porque restablece la verdad, honra a las víctimas y satisface una reclamación de la comunidad católica.
Como dice Lord Saville en su informe, consecuencia de la investigación promovida por Tony Blair en enero de 1998, "lo que ocurrió en el domingo sangriento fortaleció al IRA Provisional, y aumentó el resentimiento y la hostilidad nacionalista contra el Ejército en los años siguientes". La comunidad católica perdió cualquier rastro de confianza en las instituciones británicas. En definitiva, garantizó que la guerra continuara durante muchos años, y por eso fue "una catástrofe para el pueblo de Irlanda del Norte".
Hoy por fin se ha hecho justicia, han quedado exoneradas las victimas, señalados sus asesinos y nuevamente retratado el Imperio Británico.



No hay comentarios: