Entrada destacada

Sobre la reforma del modelo de Policia Local en Zaragoza.

viernes, 5 de marzo de 2010

La Cincomarzada.

La cincomarzada fue un fallido ataque carlista a Zaragoza que tuvo lugar el 5 de marzo de 1838. Hoy se celebra cada año como fiesta popular en Zaragoza. Conmemorando el heroico comportamiento de los zaragozanos durante la Primera Guerra Carlista.
La ciudad de Zaragoza constituía una magnífica posición estratégica, fuertemente protegida por una importante guarnición isabelina. Ante la supuesta lejanía de las tropas carlistas, gran parte de la guarnición fue empleada para reforzar en el mes de febrero de 1838 un ejército que había de cerrar el paso hacia el Maestrazgo a la expedición de Basilio García que, abandonando Navarra con intención de unirse a Cabrera, había sido desviada hacía La Mancha en enero y se suponía que desde allí había de realizar un nuevo intento de aproximación. La noticia de la prácticamente nula guarnición que restaba en Zaragoza, llegó a Cabrera que envió a Juan Cabañero y Esponera a asaltar la ciudad con dos mil ochocientos infantes y trescientos hombres de caballería, no con el ánimo de ocuparla, ya que estas tropas eran insuficientes para defenderla posteriormente, sino únicamente para saquearla.
La noche del 5 de marzo de 1838 las tropas de Juan Cabañero consiguieron ocupar parte de la ciudad pero ante la resistencia de sus habitantes y las noticias de que se acercaba, volviendo a sus cuarteles, la tropa isabelina, los carlistas abandonaron inmediatamente otra vez la ciudad. Tras el fracaso carlista, se añadió al escudo de la ciudad la titulación de "Siempre Heroica" y se le dio el nombre de "Cinco de Marzo" a una calle de la ciudad.
Se cuenta que Cabañero, nada más ocupar la ciudad, entró en una chocolatería y pidió un tazón de chocolate bien caliente pero tuvo que huir sin haberlo probado. En 1840, unido tras el Convenio de Oñate a Espartero, entró en Zaragoza formando parte de las tropas isabelinas que habían de combatir a Cabrera. Los zaragozanos, al verlo desfilar por sus calles, le gritaban: «¡Cabañero, que se te ha enfriado el chocolate!»





Fuente: Wikipedia.

No hay comentarios: