Entrada destacada

POWER FLOWER.

A finales de los años 50, San Francisco era ya la punta del iceberg de una contracultura que nacía del propio cansancio capitalista. E...

lunes, 12 de julio de 2010

Cuando fuimos campeones.


En fin ganar un trofeo deportivo de prestigio, es siempre un hecho histórico. Que lo gane España pertenece al género de lo milagroso. Pero este año si, este año ha habido milagro. Una generación de futbolistas seguramente irrepetible nos ha llevado directamente a la gloria. A todo un país, a los buenos a los malos y a los regulares. El colorido de nuestras calles y plazas, de estos días tardara en verse, y además de una forma tan espontánea.
Ningún otro “opio” hace tanto efecto como el del fútbol, la gente perdemos hasta la cabeza, durante los últimos noventa minutos de la copa de Sudáfrica, se ha sufrido mas que con cualquier otra quimera colectiva. Pero gente de toda condición se ha visto acongojada con la dureza Holandesa y sus ataques por la banda del tal Robben. Se ha sufrido de lo lindo, pero por primera vez en una gran cita se veía que se podía ganar, el agobio era el de que en una final todo puede pasar, no el de que tuviéramos inferioridad de ninguna clase, ni los jugadores ni los espectadores españoles, sabíamos que podíamos ganar y así ha sido. Con sufrimiento pero con gloria y con el mejor fútbol del momento. Al margen de a los que les guste el fútbol y a los que no, a los que lo politizan y a los que no, a los que lo viven y a los que no, a los que nos gusta el estallido de color y de entusiasmo colectivo y ese rebrote de autoestima y a los que no, este año hemos sido Campeones del Mundo, y eso no es moco de pavo.

No hay comentarios: