Entrada destacada

POWER FLOWER.

A finales de los años 50, San Francisco era ya la punta del iceberg de una contracultura que nacía del propio cansancio capitalista. E...

sábado, 24 de julio de 2010

Una cuestión de confianza.



No lo tenía fácil el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en su primera comparecencia pública en Cataluña después de la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatuto . No tenía fácil su intervención en el foro Tribuna Barcelona y, sin embargo, superó el envite. En primer lugar, Zapatero resucitó su visión más pura de la España plural, hasta el punto de colocarla entre las tres concepciones más destacadas de su pensamiento político, equiparada al valor de la democracia y a las políticas de igualdad y de defensa de los desfavorecidos. En este sentido, consciente de que su política social está a merced del tijeretazo, volvió a defender con determinación la política de ajuste para regresar al crecimiento y para cambiar el modelo económico que ha llevado a España a la recesión. Pero, al margen del discurso económico, la expectación se centraba en lo que Zapatero pudiera decir sobre la sentencia del TC y el desarrollo del Estatut recortado. En este aspecto reafirmó la posibilidad de regular mediante leyes las cuestiones que el TC ha considerado que no cabían en el Estatut, pero sí en otros ámbitos. Estas son las intenciones.



Fuente: Editorial del Periodico de Aragón. 

No hay comentarios: