Entrada destacada

Sobre la reforma del modelo de Policia Local en Zaragoza.

lunes, 5 de julio de 2010

Por fin, en semifinales.


La selección española de fútbol ha logrado un hito 60 años después de la mejor clasificación en un Mundial (cuarta en 1950). El partido contra Paraguay no fue de calidad, pero sí de infarto y pone a España en una semana crucial con la semifinal contra Alemania y con la sólida perspectiva de una final que se convertirá en la mayor hazaña. Con los mismos mimbres que llevaron a La Roja a conseguir la Eurocopa del 2008, se ha apostado por un fútbol valiente, de toque y posición, de los más atractivos de la competición, y España está avalada por el trabajo a conciencia de un entrenador serio y ponderado, y con la aportación de unos jugadores que son la mejor generación de la historia. La euforia que ha desatado la selección se ha consolidado también como una alternativa plausible a las antiguas bravatas que impedían más querencias sentimentales. Esta España moderna y atractiva, con futbolistas comprometidos, de procedencias diversas y con una misma fe, ha sido el trasunto deportivo de una España posible y plural. Hoy debe aplaudirse una manera de entender este deporte que debería ser también una manera de encarar la convivencia.



Fuente.: Editorial del Periódico de Aragón.

No hay comentarios: