Entrada destacada

Sobre la reforma del modelo de Policia Local en Zaragoza.

martes, 25 de mayo de 2010

Los verdaderos nombres de Allende. (II)



Hasta el día de hoy tengo que sacar a mucha gente del error acerca del verdadero nombre de Salvador Guillermo Allende. Es increíble que después de todo lo que se conoce sobre él, haya personas que aún crean y difundan lo de “Isabelino del Sagrado Corazón de Jesús”.
Nunca he escuchado ni leído ninguna aclaración [al respecto], de quienes se han manifestado íntimos o cercanos a Salvador Allende. En realidad [esto] no tiene mayor importancia sólo demuestra que cualquier método de descalificación surte efectos cuando se repite insistentemente. Pareciera una tontería, pero el apelativo que le colgó Weiss siempre molestó a doctor Allende” (2).
Como se ve, el planteamiento de Ozren Agnic no puede ser más categórico: en realidad el nombre completo de Allende era: Salvador Guillermo Allende; Salvador Isabelino del Sagrado Corazón de Jesús no fueron más que nombres ficticios profusamente utilizados, y quizás concebidos, por Oscar Waiss, a comienzo de los años 60, con manifiestos fines de ridiculización del líder popular, en los momentos en que éste se encontraba embarcado en su primera campaña presidencial.
En cuanto al verdadero creador de aquellos nombres, afortunadamente será el propio Oscar Waiss quien se encargue de aclarar las cosas, cuando relata cómo, desde el semanario La Calle (3), que él mismo dirigía, se dedicaba en aquella época a atacar públicamente a Allende, quien había levantado su propia candidatura, con el apoyo de los Socialistas de Chile y el proscrito partido Comunista; en competencia con la del ex dictador Carlos Ibáñez, apoyado por el Partido Socialista Popular, en el que entonces militaba Waiss, quien relata:
“Escribía [entonces] con el pseudónimo de Amauta y dirigíamos la artillería contra Allende, candidato presidencial a quien llamábamos Isabelino, porque Eugenio González aseguraba que el certificado de nacimiento del Chicho daba como su nombre el de Salvador Isabelino del Sagrado Corazón de Jesús Allende Gossens. No sé si esta versión es o no efectiva pero en momentos de aguda acción política no vacilamos en usar tal antecedente…” (4).
No teniendo, en cuanto a esto, motivo alguno para dudar de la palabra de Oscar Waiss, no podemos sino aceptar como verdadero lo que afirma en cuanto a que no habría sido él sino don Eugenio González (5), ministro de educación de la República Socialista de 1932, y uno de los “padres fundadores” del socialismo chileno, el autor de los nombres ficticios de Allende. Por lo demás, tiene sentido que don Eugenio González, conocido por su sentido del humor, y quien era como Allende un connotado masón(6), haya buscado satirizar el nombre de su “hermano”, presentándolo como de raíz católica, con lo que lo hería así, simultáneamente, en su dignidad familiar y masónica.
Es curioso que, hasta ahora, nadie pareciera haberse dado el trabajo de ubicar y consultar los documentos oficiales en los que se registran los verdaderos nombres de Allende, con el fin de resolver definitivamente la cuestión que nos ocupa. De allí que los autores de este artículo hayan procedido a ubicar, reproducir y examinar tres de los documentos pertinentes, es decir, el acta o partida de nacimiento de Allende, su certificado de bautismo, y su certificado de defunción; más un poco conocido documento masónico que nos ha permitido confirmar un importante detalle de la biografía de Allende, hasta el momento no resuelto.



Fuente. Diario Clarín de Chile, articulo de Hermes H. Benítez y Juan Gonzalo Rocha

No hay comentarios: