Entrada destacada

POWER FLOWER.

A finales de los años 50, San Francisco era ya la punta del iceberg de una contracultura que nacía del propio cansancio capitalista. E...

jueves, 27 de mayo de 2010

Los verdaderos nombres de Allende. y (IV)


Conclusiones:

Nos parece que a partir del examen de los documentos más arriba reproducidos hemos demostrado de modo definitivo, e inapelable, que la creencia de un Allende bautizado, o inscrito, con una serie de nombres piadosos, ha demostrado ser enteramente apócrifa; el producto de la imaginación satírica y sentido del humor, de don Eugenio González; aunque haya sido ampliamente difundido en los medios políticos chilenos, gracias al talento periodístico y polémico de Oscar Waiss, quien lo empleara con claros fines de ridiculización del líder popular. Nos parece que el establecimiento de este hecho, a pesar de constituir un pequeño detalle, una suerte de simple nota al pie de la biografía de Allende, no deja de tener importancia, por tratarse del nombre de quien debiera merecer todo nuestro respeto, como persona y Presidente de Chile, que a pesar de una larga campaña de desprestigio derechista de su persona y ejecutoria política, sigue siendo considerado por su pueblo como uno de los más grandes hombres que ha producido la historia de este país, y “el único político chileno que ha alcanzado la estatura de figura histórica universal”(8).
Secundariamente, nuestra investigación de los documentos existentes nos ha permitido, primero, identificar, y luego resolver, el problema de cuál habría sido, en realidad, el lugar de nacimiento del líder popular, más allá de sus propias declaraciones al respecto, así como las de su hija Isabel. La información contenida en la partida de nacimiento, en el sentido de que Allende habría nacido en Santiago, por sí sola podría descartarse, puesto que bien pudo haber ocurrido que aquél haya sido inscrito en Santiago, sin que hubiera nacido allí. Pero la declaración del propio Allende, en aquel casi desconocido documento masónico, de que vino a este mundo en la ciudad de Santiago, confirma definitivamente que éste fue su verdadero lugar de nacimiento.
Pero, además, esta algo modesta pero necesaria investigación documental, ha venido a demostrar que Ozren Agnic estaba en lo correcto en los dos grandes detalles del asunto. Es decir, en que Allende se llamaba en realidad Salvador Guillermo; y en que Oscar Waiss había sido el principal difusor de la especie de que Allende había sido bautizado e inscrito en el registro de identificación con aquella serie de nombres católicos. Lo que Agnic no sabía, ni tampoco los autores de esta investigación, es que el inventor de aquellos falsos nombres fue nada menos que don Eugenio González, lo que quedó definitivamente establecido por las propias declaraciones de Waiss en este sentido.
Creemos, finalmente, que más allá del simple propósito de establecer la verdad histórica de sus verdaderos nombres, junto con determinar de modo definitivo que él no nació en Valparaíso, sino en Santiago, Allende merecía ser póstumamente reparado de esta suerte de agravio infringido a su honra, por quienes le colgaron aquellos nombres ficticios, que como revelara el que fuera su secretario privado por muchos años, le provocaban al Presidente, como hombre de honor, una considerable y justificada molestia.
Notas:
(*) Hermes H. Benítez es autor del libro: LAS MUERTES DE SALVADOR ALLENDE, Santiago, RIL Editores, 2006; por su parte, Juan Gonzalo Rocha es autor del libro: ALLENDE. MASóN , Santiago, Editorial Sudamericana chilena, 2000.
1. Ozren Agnic debe referirse aquí, sin duda, a: NACIONALISMO Y SOCIALISMO EN AMERICA LATINA, publicado en 1961, en Buenos Aires, por Ediciones Iguazú. Oscar Waiss Band, nació en Concepción 16 de noviembre de 1912, era abogado y periodista de profesión, quien firmaba sus artículos de El Clarín con el pseudónimo de Lord Callampa. Durante la época de la Unidad Popular, llegó a ser director del Diario La Nación, al ser nombrado por el presidente Allende, quien, como se ve, nunca le guardó rencor. Socialista de larga data, fue uno de los fundadores, en los años 30, del Grupo AVANCE, del que como se recordará, Allende fue expulsado por oponerse a la creación de soviets en Chile. Waiss se incorporaría al PSCh, sólo en su Tercer Congreso, es decir, en 1936. Muchos años más tarde, en 1967, se contaría su nombre entre los fundadores del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR.
Hombre intelectualmente laborioso, Waiss escribió un considerable número de libros, en su mayoría de carácter polémico, entre los cuales se cuentan, además del recién indicado: FRENTE POPULAR Y LUCHA DE CLASES, s/i, 1936; ¿GROVE AL PODER O FRENTE POPULAR AL PODER?, Santiago, Imprenta Lers, 1936; EL DRAMA SOCIALISTA, s/l, Imprenta Victoria , 1948; VIA PACIFICA Y REVOLUCION, Santiago, Ediciones Socialismo, 1961; CHILE, NI SIQUIERA UNA TUMBA. Relatos de Prisión y exilio, Barcelona, Ediciones Mayler, 1977, ALLENDE ¿REFORMISTA O REVOLUCIONARIO?, Frankfurt, 1978. (Inédito) y CHILE VIVO: Memorias de un socialista, 1928-1970, Madrid, Centro de Estudios Salvador Allende, 1986.
Waiss pasó un largo exilio en Alemania Oriental y otros países de Europa, desde donde continuó escribiendo y publicando. Falleció, de un ataque cardíaco, en el barrio Ñuñoa de Santiago, el 19 de septiembre de 1994, a los 82 años de edad.
2. Ozren Agnic, ALLENDE. EL HOMBRE Y EL POLITICO. MEMORIAS DE UN SECRETARIO PRIVADO, Santiago, RIL Editores, 2008. pág. 33. Como hemos podido confirmarlo documentalmente, la forma correcta de escribir el apellido no es Weiss, sino Waiss.
3. Según nos informa el historiador Julio César Jobet, el semanario La Calle fue publicado, con interrupciones, entre fines de 1949 y 1955. Véase: J.C. Jobet, HISTORIA DEL PARTIDO SOCIALISTA DE CHILE, Santiago, Ediciones Documentas, 1987, pág. 428.
4. Citado por Jorge Arrate y Eduardo Rojas en su: MEMORIA DE LA IZQUIERDA CHILENA, Tomo I (1850-1970), Santiago, Javier Vergara Editor, pág. 275. Es muy posible que el pasaje aquí reproducido corresponde al libro de Waiss titulado: CHILE VIVO: Memorias de un socialista 1928-1970, publicado en Madrid, por el Centro de Estudios Salvador Allende, el año 1986; y no, como lo indican Arrate y Rojas, a El DRAMA SOCIALISTA, que es de 1948.
5. Don Eugenio González Rojas nació en Santiago el 23 de enero de 1903. Hizo sus estudios secundarios en el Instituto Nacional, al término de los cuales ingresó al Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, donde estudió Castellano y Filosofía. Se tituló como profesor de dichas disciplinas en 1925. Fue iniciado en la Orden Masónica , el 3 de septiembre de 1923, en la Logia Renacimiento No. 8, de Santiago. Por su combativa oposición al gobierno dictatorial de Carlos Ibáñez, en 1928 estuvo desterrado durante seis meses en la isla Más afuera, en el Archipiélago de Juan Fernández. Cumplido su destierro, regresó a Santiago, donde pasó a desempeñarse como profesor del Liceo Miguel Luis Amunátegui y del Internado Nacional Barros Arana. En 1931 fue nombrado profesor de Filosofía del Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Durante la Republica Socialista de 1932, con apenas 29 años de edad, don Eugenio González fue designado su Ministro de Educación, transformándose posteriormente en uno de los dirigentes de la campaña presidencial de Marmaduque Grove. Como militante de la Acción Revolucionaria Socialista, organización de inspiración anarco-sindicalista, le correspondió el honor de ser, en 1933, uno de los fundadores del Partido Socialista de Chile. En 1947 redactó el importante preámbulo teórico al Programa del Partido Socialista y formo parte de su Comité Central entre 1946 y 1948, siendo elegido Secretario General entre 1948 y 1950. Posteriormente, entre 1949 y 1957, fue Senador por Santiago. Hombre de serias inquietudes literarias, junto con escribir importantes ensayos políticos y literarios, los que se publicaron en la legendaria revista CLARIDAD, fue autor de cuatro obras de ficción: MAS AFUERA (1930), LOS HOMBRES (1935), un libro de cuentos titulado DESTINOS (1940), y su última novela, NOCHE (1942).
Entre 1939 y 1941 don Eugenio González es contratado por el gobierno de Venezuela para participar en la organización del Instituto Pedagógico de Caracas.  Se desempeña como Director del Instituto Pedagógico, entre 1957 y 1959, y como Decano de la Facultad de Filosofía y Educación entre 1959 y 1963, y finalmente como Rector de la Universidad de Chile desde este último año hasta 1968. He aquí lo que declaró Salvador Allende ante la elección de Eugenio González como Rector de la Casa de Bello: “Como ciudadano chileno estoy satisfecho por el resultado de esta elección, porque deja la Rectoría en manos de un hombre justo, de un auténtico maestro, cuya acción y pensamiento enaltecen a la inteligencia y a la cultura del país. Es importante que se premie a quien posee una vida generosa. Es la victoria de una línea consecuente [por] sobre el oportunismo”. Noticias de Ultima Hora, Santiago, 12 de agosto de 1963. Citado por Alejandro Witker, en su ensayo: “Eugenio González Rojas: las huellas de una vida ilustre”, que es parte del libro colectivo titulado: EUGENIO GONZALEZ. MAESTRO DEL SOCIALISMO CHILENO, México, Centro de Estudios del Movimiento Obrero Salvador Allende, 1981, págs. 190-191.  Durante su gobierno, el Presidente Allende lo nombrará, en 1971, Gerente General de Televisión Nacional. Don Eugenio González falleció, en Santiago, el día 28 de agosto de 1976, a los 73 años de edad.
6. Véase: Juan Gonzalo Rocha, ALLENDE, MASóN, Santiago, Editorial Sudamericana, 2000, pág. 104.
7. Posteriormente a la redacción de la versión inicial de este informe, nos enteramos que los autores de la presente investigación no fuimos los primeros en descubrir este hecho, porque en la edición del 4 de abril del 2008 (Cuerpo C, pág. 6), de El Mercurio, se contiene una nota, de Jorge Molina Alomar, en la que se informa que la inscripción del nacimiento de Allende consigna que éste nació en Santiago, y no en Valparaíso.
8. Véase: Manuel Riesco, “Allende, un chileno Universal”, en SALVADOR ALLENDE. PRESENCIA DE LA AUSENCIA, Miguel Lawner, Hernán Soto, Jacobo Achatan (Editores), Santiago, LOM, CENDA, Fundación Salvador Allende, España, FONDATION GABRIEL PERI, 2008, pág. 73.




Fuente. Diario Clarín de Chile, articulo de Hermes H. Benítez y Juan Gonzalo Rocha.

No hay comentarios: